abril 11, 2021

EHN

Las características más destacadas del Neoclasicismo

Las características más destacadas del Neoclasicismo

Es posible definir el Neoclasicismo diciendo que él mismo se trató de un movimiento que surgió en el siglo XVII en Francia, el cual logró alcanzar su mayor punto o etapa dorada a lo largo del siglo XVIII, el cual ha marcado una época en la historia denominada “El siglo de las luces”, donde fue esencial el cambio de régimen, a fin de poder introducir las primeras características liberales.

En este sentido, la Revolución Francesa destaca por haber consistido en un punto clave para el desarrollo del Neoclasicismo, ya que supuso el comienzo de una rebelión social a través de la cual fue posible terminar con la Monarquía absoluta, al mismo tiempo que logró mostrar grandes oleadas de libertad de expresión que no habían sido vistas en el pasado.

Es preciso mencionar, además, que la duración de esta era se vio mermada, a finales del siglo XVIII, a causa de la aparición del romanticismo, el cual representó una época cultural de la historia, donde la libertad, al igual que los sentimientos, alcanzaron un gran protagonismo.

Ahora bien, se puede decir que las características principales del Neoclasicismo, son las siguientes:

Pensamiento ilustrado

El pensamiento ilustrado destaca por considerarse el auténtico precursor de la Revolución Francesa, el mismo tiene su base sobre la concienciación del pueblo francés mediante las ideas presentadas por un grupo de intelectuales.

Consintió en un movimiento donde predominan especialmente tres aspectos sobre los demás: ciencia, razón y progreso. Manteniendo muy presente también la discriminación no solo hacia los privilegios de la nobleza, sino también de las ideas religiosas.

Estilo

Al momento de hablar tanto de las formas como del estilo que hizo destacar al Neoclasicismo, es preciso señalar 3 características básicas, sencillez, simetría y estética. Todas las obras desarrolladas a lo largo de esta época tenían una base en común, ya que todas buscaban tratar temas sociales de la vida cotidiana.

Especialmente, en situaciones donde el pueblo decide unirse con el propósito de hacer frente al poder que les esclaviza. Por lo que sería posible señalar que el Neoclasicismo tiene su base principalmente en la libertad y la razón, haciendo a un lado los sentimientos.

Literatura

Por su parte, las obras literarias que fueron creadas a lo largo del Neoclasicismo se encuentran ambientadas, especialmente, en una vuelta al pasado donde predominaba el estilo grecolatino.

De este modo, la imitación tanto de escritores como de literatos, basándose en la Grecia Antigua, se trata de una característica distintiva de una exquisita prosa, donde se hace a un lado cualquier cosa vinculada al mundo fantástico y se da paso a obras que se basan, sobre todo, en la didáctica, la moral y la crítica.

Arquitectura

Las construcciones arquitectónicas de gran tamaño que se edificaron durante el periodo neoclásico, toman inspiración para sus formas basándose, principalmente, en 2 máximas esenciales: sobriedad y elegancia.

De igual manera, se distinguían por incluir no sólo múltiples arcos, sino también la división tripartita en menoscabo tanto del exceso de detalle como del color.

Pintura

Finalmente, en el caso de los pintores del Neoclasicismo, tanto la estática como la simetría se tratan de los rasgos más característicos de las obras realizadas en este período, siendo esta una época de la historia donde los artistas trataban de expresar todo aquello asociado a la lógica y la razón a través de la pintura.

No obstante, y al contrario de la literatura, los pintores de la época no tomaban los modelos clásicos de la Antigüedad como inspiración o ejemplo para sus obras; sino que los paisajes de ciudades y los tonos oscuros logran predominar como las características más destacables de obras que contaban con un cierto nivel de carga social.